Logo

El juego del bacará

¿Será capaz de dominar el juego del agente 007?

El Baccarat, Bacará o Punto y Banco se juega generalmente en un área separada del casino. La mesa de juego es aproximadamente del tamaño de una mesa de Pase Inglés con tres crupieres del casino y hasta 12 ó 14 jugadores.

Hay sólo dos apuestas principales que se puedan hacer: apostar que ganará la mano del banquero o la del jugador - Banco o Punto, además de la apuesta denominada Standoff, apostar que se producirá un empate, pero rara vez se utiliza. Algunos casinos permiten que los jugadores repartan las cartas por turnos, y otros tienen un crupier de casino para repartir las cartas. En el Bacará por internet las cartas son repartidas automáticamente por un crupier virtual.

Cada jugador, incluso el jugador que reparte, puede apostar de igual manera a Punto o Banco pero es habitual que sea el crupier quien apueste a Banco. Los jugadores pueden decidir no repartir o dejar pasar, entregando el 'zapato' al siguiente jugador. El zapato, del cual se reparten las cartas, permanece en un jugador mientras la apuesta a Banco gane. Si gana Punto, el zapato pasa al siguiente jugador, en el sentido de las agujas del reloj.

Se reparten dos manos, con dos cartas para el banquero y dos para el jugador, entonces se puede apostar sobre cuál va a ganar, o que se producirá un empate. Es similar a apostar sobre negro o rojo en la ruleta, y la apuesta ganadora se paga equitativamente en relación 1:1 (excepto para el empate, que paga 8:1 ó incluso 9:1). La única diferencia entre la apuesta a Punto y Banco es que si gana la apuesta a la banca le costará un 5% de comisión o una contribución impuesta por el casino - la ventaja incorporada.

La razón de cobrar una comisión sobre la apuesta a Banco es porque se ha establecido que jugando ocho barajas de naipes, en promedio, el Banco va a ganar tres a cuatro manos más que el Punto.

Cada mano consta de un mínimo de dos y un máximo de tres cartas. La persona encargada de repartir pondrá dos cartas, boca abajo, plegadas bajo el zapato, y dará al jugador con la mayor apuesta a Punto las otras dos cartas, boca abajo.

El jugador con la mayor apuesta a Punto mira entonces las cartas y las devuelve al jugador que esté repartiendo. A continuación, el jugador que está repartiendo volteará boca arriba las cartas de ambas manos, mientras que uno de los crupieres del casino desvelará los resultados y el ganador.

Si cualquiera de las manos tiene un total de 8 ó 9 (nueve es el puntaje más alto), entonces se le llama una mano "natural" y no se reparten más cartas. Si no es una mano natural, entonces, en función del valor de cada mano, el crupier del casino puede dar instrucciones al repartidor de cartas para que entregue una tercera carta. La decisión de cuándo repartir una tercera carta sigue reglas establecidas precisas y utilizadas por todos los casinos.

Una vez que se ha completado el reparto de cartas, la mano con el puntaje más próximo a 9 gana. Los crupieres del casino que realizan los pagos recogerán las apuestas perdedoras primero y luego pagarán a los ganadores. El jugador que reparte las cartas no es responsable de los pagos. Él es igual que cualquier otro jugador, juega contra el casino.

Las reglas

El bacará se juega a partir de un zapato de seis barajas u ocho barajas de naipes. Todas las cartas con figuras (J, Q y K) y los dieces (10) toman un valor nulo, cuentan como 0. Las cartas inferiores a 10 se contabilizan según su valor numérico, los ases valen 1. Los palos o colores no importan. Sólo los valores numéricos de un dígito son válidos. Cualquier recuento que alcance una cifra de dos dígitos hace que se anule el dígito de la izquierda, contando sólo las unidades. 15 se cuenta como 5 y 25 también se cuenta como 5. No se puede superar el 9 porque únicamente se toma el último dígito.

Mesa de bacará
Le recomendamos los siguientes casinos online
ESCasino con licencia de la DGOJ
ARAceptan jugadores de AR, CL, PE y CO en su divisa nacional

Para empezar, los jugadores apuestan ya sea a Banco o Punto o Standoff. El repartidor de cartas da dos cartas a cada uno; primero al jugador y después al banquero. El objetivo del juego es apostar a la mano que crees que va a tener el valor total más alto, más próximo a 9.

Una tercera carta puede ser repartida tanto al jugador (Punto) como al banco (Banco) en base a las siguientes normas para la tercera carta. No es necesario aprender estas reglas para jugar, son decisiones imperativas y, por tanto, automáticas. Sólo en raras ocasiones se comete un error:

La regla de la tercera carta para el jugador

La regla de la tercera carta para el banquero

Ventaja de la casa

⛺ Volver a la selección de juegos