Logo

El juego del Blackjack

Fácil de entender pero difícil de dominar

El Blackjack es sin duda uno de los juegos más conocidos en el casino y fácilmente se puede considerar uno de los más populares también. A pesar de que se trata de un juego de azar, como son todos los juegos de casino, hay una cantidad significativa de habilidad implicada. Esto significa que los jugadores pueden tener un impacto directo en el resultado del juego mediante la reducción del porcentaje de ventaja de la casa a un mínimo absoluto.

Las reglas del blackjack son muy simples y no es particularmente difícil de aprender la estrategia en cuestión. Existe incluso la oportunidad de poner realmente las probabilidades a su favor si es capaz dominar el arte de contar las cartas.

Cómo jugar al blackjack

Hay muchas razones por las que el blackjack es un juego tan popular en el casino. Una de las principales es el hecho de que sea un juego tan simple. Puede comprenderlo en tan sólo unos minutos, ya que las reglas son realmente muy fáciles de aprender. No hay un montón de diferentes tipos de apuestas que se puedan colocar y, en su mayor parte, las decisiones que tiene que hacer son bastante sencillas.

Los fundamentos

El blackjack es un juego de cartas donde los jugadores compiten directamente contra la banca. Se juega usando una o más barajas inglesas de cartas, en una mesa especialmente diseñada que por lo general cuenta con entre cinco y siete espacios de apuestas. Cualquier número de estos espacios de apuestas delimitados en el tapete de la mesa puede estar activo durante una partida y un jugador puede elegir jugar manos en más de un lugar si así lo desea.

Antes de que comience una ronda, los jugadores deben elegir la cantidad que apostarán y, a continuación, colocar el número correspondiente de fichas en un espacio de apuestas. La banca repartirá una mano de dos cartas para cada lugar de apuestas activo. El crupier también repartirá una mano de dos cartas a sí mismo, pero dejando una carta expuesta. El juego se desarrolla entonces alrededor de la mesa en el sentido de las agujas del reloj, y cada jugador debe elegir si desea seguir con las cartas que ya tiene o pedir cartas adicionales. En algunas circunstancias también tienen algunas otras opciones, de las que hablaremos más adelante.

Un jugador puede pedir cartas adicionales hasta que la suma de los valores de las cartas en su mano sea 21 puntos o más. Si una carta hace que el valor de una mano sobrepase 21 puntos, entonces se dice que el jugador ha “quebrado” y pierde su apuesta. Cuando todos los jugadores han completado su jugada, el crupier juega su propia mano. El crupier debe tomar cartas adicionales hasta que el valor de su mano sea por lo menos 17 o perderá. Cada carta de la baraja se valora de la siguiente manera.

Una vez que el crupier haya alcanzado una puntuación de 17 o si ha quebrado por pasarse, no hay más acción. El resultado de las apuestas se contabiliza en base a lo siguiente.

La ronda termina cuando se liquidan todas las apuestas, y comienza una nueva ronda.

mesa del 21

Le recomendamos los siguientes casinos online
ESCasino con licencia de la DGOJ
ARAceptan jugadores de AR, CL, PE y CO en su divisa nacional

Guía paso a paso

Inicio de una mano
Al comienzo de una mano, el jugador debe colocar la cantidad que haya elegido apostar en un espacio de apuestas disponible. Todas las mesas de blackjack tienen un mínimo y un máximo de apuesta, por lo que la cantidad que coloque para participar debe estar dentro de los límites.
El reparto de cartas
Cada jugador recibe dos cartas una vez que ha colocado su apuesta. Ambas cartas estarán boca arriba. El crupier también recibirá dos cartas, pero sólo expondrá boca arriba una de ellas. En la captura de pantalla más abajo puede observarse que el jugador ha recibido un as entre sus cartas. Un as puede tomar un valor de 1 u 11, por lo que la mano del jugador en este caso tendrá una puntuación de 8 ó 18.
Pedir carta o Plantarse
Después de haber recibido su mano, el jugador debe decidir cómo actuar. Las dos opciones estándar son pedir otra carta o plantarse. Si se planta, no recibirá más cartas, por lo que a continuación, sólo tiene que esperar para ver qué ocurre con la mano del crupier. Si decide pedir, recibirá otra carta. Puede seguir pidiendo cartas adicionales hasta que el valor de su mano alcance 21 o quiebre por pasarse. Si quiebra, perderá su apuesta en ese momento.

En algunas circunstancias, es posible que tenga otras opciones disponibles para elegir, además de plantarse o pedir carta.
Seguro
Si la carta descubierta del crupier es un as, el jugador tendrá la opción de asegurarse contra la posibilidad de que el crupier tenga un blackjack. Una apuesta de seguro le costará la mitad de su apuesta original. Se paga en relación 2:1 si el crupier tiene un blackjack y se pierde la apuesta de seguro si el crupier no lo tiene.
Separar
Si el jugador recibe dos cartas del mismo valor, tendrá la opción de separar esas cartas en dos manos independientes, de modo que se puede ganar o perder en cada mano separada. Para hacerlo, debe colocar fichas adicionales equivalentes a la misma cantidad de su apuesta inicial. Cada carta formará entonces una nueva mano, y una carta adicional se repartirá en cada nueva mano. A continuación, se pueden jugar estas dos manos de forma normal contra la banca, con su apuesta inicial en una mano y la misma cantidad de apuesta en la otra mano.

En las ocasiones donde salen cartas que se contabilizan como 10, algunos casinos sólo permiten separar las cartas si son idénticas; por ejemplo, una mano con dos cartas de número 10 podrá ser dividida pero no una mano con un 10 y una figura. Sin embargo, habitualmente todas las cartas que se contabilizan como 10 podrán separarse. Doblar apuesta o volver a separar cartas en manos ya divididas está restringido y los blackjacks que aparezcan tras dividir la mano no se reconocerán como blackjack sino que contarán como una puntuación de 21, en comparación con la mano del crupier. Al separar dos ases en manos independientes, sólo se repartirá una carta más, no se permitirá pedir carta adicional.
Doblar
El jugador podrá duplicar su apuesta una vez que le hayan repartido sus dos cartas iniciales, al inicio de la ronda. Las reglas exactas de la variante de blackjack que esté jugando, determinarán cuando se puede duplicar apuesta. En algunas variantes se puede doblar con cualquier par de cartas, en otros tipos de blackjack sólo se puede doblar cuando la suma del valor de las cartas iniciales sea un total de 9, 10 u 11.

Al doblar apuesta, el jugador sólo recibirá una carta más. A continuación, tiene que plantarse con independencia de la carta adicional que salga. Puede ser una apuesta muy atractiva en algunas circunstancias, como la que se ilustra en la siguiente imagen. Existe un 40% de posibilidades de que el crupier acabe quebrando al mostrar un 6, por lo que es una excelente ocasión para doblar apuesta. También hay una buena probabilidad (alrededor de 30%) de que la siguiente carta para el jugador sea un 10, resultando en una puntuación de 21.
Rendirse
En algunas variantes de blackjack el jugador tiene la opción de rendirse después de que le sean repartidas sus dos primeras cartas. Al rendirse, el jugador pierde la mitad de su apuesta, y no toma parte en la ronda. Esto puede parecer una locura como jugada, pero en realidad puede ser la decisión correcta en algunas circunstancias. Por ejemplo, si el crupier está mostrando un diez y usted tiene una mano de 16 entonces sus posibilidades de ganar la mano se encuentran por debajo del 50%. Rendirse en esta posición le ahorraría dinero a largo plazo.
Opciones del crupier
Cuando se desarrolla el juego en torno al crupier, sus opciones son limitadas. No pueden dividir su mano, doblar apuesta ni rendirse. Sólo pueden tomar carta o plantarse, y en realidad no toman propiamente una decisión, pues los crupieres tienen que seguir reglas fijas. Deben plantarse si tienen una puntuación de 17 o más, y deben tomar carta adicional cuando tienen una puntuación de 16 o menos. Si el crupier quiebra por pasarse, todos los jugadores que aún participen en la ronda ganarán.

Jugar al blackjack a través de Internet es una gran manera de disfrutar de este popular juego y ofrece varias ventajas con respecto a jugar en un casino en vivo. Usted puede jugar siempre que lo desee, sin salir de casa; y si nunca antes ha jugado, no tiene que preocuparse por cometer cualquier error o por molestar a otros jugadores. Las partidas online de blackjack también se juegan a un ritmo mucho más rápido, lo que significa que puede apostar jugando muchas más manos.

⛺ Volver a la selección de juegos